Tardarás en leer este post 7 minutos

Suele ser habitual ponerse emotivos por estas fechas, aunque no es exactamente mi estilo que digamos. Cada vez que termina un año parece que nos vemos en la obligación de hacer un repaso exhaustivo de cada experiencia vivida. No hacerlo se considera prácticamente un sacrilegio.

Y lo entiendo. Siempre he creído que es importante repasar los triunfos, así como también los fracasos de cada uno, para ponernos en contexto y frenar este vertiginoso ritmo de vida que llevamos.

Ya sabemos todos que 2020 ha sido un año de pena. Pero también ha tenido alguna que otra cosa buena. Para mí, en lo que a divulgación científica se refiere, ha sido un año increíble.

Antes de diseccionar los diferentes momentos claves del año, como ya viene siendo habitual, tengo que deciros que durante este 2020 se han publicado en SefiFood 102 entradas. La madre del cordero. Mother of the lamb.

Creo que ha sido el año donde hemos publicado más contenidos, menudo disparate. En efecto, lo acabo de revisar:

  • En 2019 publicamos 70 entradas.
  • En 2018 publicamos 44 entradas.
  • En 2017 publicamos 31 entradas.
  • En 2016 publicamos 6 entradas.

Vaya progresión. Desde el limonero que hay en el patio de mi abuela no se había visto un crecimiento similar. Aunque tiene truco, en seguida lo entenderéis.

Escribiendo para Vitónica

Resulta que comencé el año escribiendo un montón, siguiendo la estela de mi trabajo en Vitónica que empezó en diciembre de 2019 como algo temporal, pensado inicialmente para cubrir una baja. Y al final seguí escribiendo hasta mayo, aproximadamente. Luego “el bicho” complicó un poquito las cosas.

Estoy muy contento por esta etapa, ya que me ha servido (creo), para mejorar mi redacción y para poder crear muchísimos contenidos de interés sobre nutrición y salud que os he ido compartiendo a lo largo de la primera mitad de 2020.

He escrito y publicado en Vitónica 55 artículos en poco más de 5 meses, que se dice pronto. Tela marinera. Ahí tenéis las cifras y el motivo del abultado número de entradas en SefiFood, ya que cada artículo de Vitónica ha sido compartido y enlazado desde esta web como no podría ser menos.

Aunque, siendo totalmente sincero con vosotros, uno de los artículos de los que estoy más orgulloso fue esta entrevista que realicé en mayo a Aitor Sánchez, autor de “Mi Dieta Cojea”. Si no le conoces, no sé que haces aquí. Aún recuerdo lo nervioso que me puse cuando me dieron su número de teléfono y pude enviarle un WhatsApp. Fue uno de esos momentos que no olvidaré jamás.

Han pasado muchas cosas chulas

En abril lavamos la imagen de SefiFood, creando un nuevo logo y realizando también un diseño web más moderno. Ya era hora, ¿no? También lanzamos en junio este mítico envoltorio para líquidos bebibles, véase la taza de SefiFood que tanto os está encantando.

A principios de mayo pasó otra cosa maravillosa. Y es que les propuse a Beatriz Robles y Miguel Ángel Lurueña realizar una infografía conjunta para concienciar a la población sobre las medidas higiénicas en alimentos a raíz del dichoso coronavirus. Fue una gran alegría que aceptaran y se volcaran de lleno en la elaboración de este material que se movió bastante en redes sociales. Creo que cumplió su propósito.

Por otro lado, y como ya sabréis, en esta última etapa del año también he comenzado a trabajar junto a Mar de Noruega ofreciendo un asesoramiento profesional en seguridad alimentaria y nutrición. A título personal también soy uno de sus embajadores en España, que no es moco de pavo. Como ya os he contado en varias ocasiones, es una pasada que entidades de semejante importancia internacional se fijen en Tecnólogos Alimentarios para representarlas.

A raíz de esta colaboración aparecí de nuevo (por 4ª vez) en el mítico programa Saber Vivir, ahora emitido en la 2 de TVE. Pero es que antes de eso, en el mes de julio, tuve una fugaz aparición desde el sofá de mi casa en este mismo espacio televisivo donde debuté allá por 2018. Bien es sabido que Saber Vivir y SefiFood se tienen un cariño especial.

Siguiendo con las apariciones televisivas, también tuve ocasión de debutar en la televisión vasca a raíz de una retirada sanitaria de huevos, concretamente en el programa “Qué me estás contando” de ETB2, donde mostré mis excelsos conocimientos del euskera.

Cambiando de tercio hacia el terreno de las ponencias y eventos, antes de la época COVID (¿os acordáis?) tuve la oportunidad de ofrecer una charla sobre mitos y bulos alimentarios en Murcia para alumnos de Grado Medio y Grado Superior de la familia de la Industria Alimentaria. Después, casi todos los eventos en los que he participado han sido online, a excepción del showcooking que hicimos con Mar de Noruega y que se retransmitió en streaming para la prensa en el mes de noviembre.

Para poner la guinda a un año completísimo, terminamos con el ya clásico villancico navideño de cada Navidad. Este año lo grabé en un estudio profesional junto a mi amigo de la infancia Juan Serrano, que es cantante profesional. No sé como conseguí engañarlo para este despropósito, pero me encantó grabar con él. Y como siempre, el villancico os volvió absolutamente locos en redes sociales, reventando la cifra de reproducciones.

Lo del podcast

Antes de empezar con “Lo del Comer” tuve algunos acercamientos al mundo del podcasting siendo invitado por algunos colegas del gremio alimentario, como Samuel Díaz en “Gut & Brain”, Jose Kenji en “El Alimentólogo” y María Merino en “Comiendo con María”.

Todas estas visitas al mundo de las ondas sirvieron para reafirmar mis ganas y reavivar una llama prendida en mi interior desde hacia algunos años, donde ya tuve algún conato lamentable de inicio podcaster.

Y con todo esto, casi en la recta final del año me decidí finalmente a comenzar mi propio podcast donde poder compartir contenido de una forma diferente, calmada, y sobre todo envuelta en mi particular forma de entender la vida: con mucho cachondeo.

También he tenido la oportunidad de entrevistar a personas increíbles en esta primera etapa de “Lo del Comer”. La gran mayoría son colegas divulgadores que he podido conocer gracias a las redes sociales, compartiendo con ellos cierta complicidad e interés por multitud de temas alimentarios (y también no alimentarios), como son el propio Jose Kenji mencionado previamente, Daniel Orts o Miguel Mateo.

Por supuesto, no me puedo olvidar del señor Bryan Páez, compañero de andaduras tecnólogas en la Universidad y una de esas amistades especiales que duran toda una vida. Él fue el primer entrevistado del podcast y con quien inauguramos esta aventura auditiva en uno de los episodios más escuchados hasta la fecha.

Lo de Twitch

Otro proyecto importante de este año ha sido la apertura del canal en Twitch. Junto a Jose Kenji (una vez más) me inicié en el mundo del streaming tratando de abrir una nueva vía para la divulgación en nuestro sector.

Y lo cierto es que, con poco más de 2 meses de actividad, creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado nunca. En este breve periodo de tiempo ya he conseguido ser afiliado de Twitch, terminando el mes de diciembre con un total de 6 suscriptores. Parece poquito, pero es todo un mundo para alguien que está empezando en esto totalmente para pasárselo bien y sin ningún tipo de aspiración concreta. No me lo esperaba en absoluto.

El hecho de comenzar desde 0 en una nueva red social después de varios años de divulgación es como un soplo de aire fresco que me ha vuelto a ilusionar, llenándome de ganas de seguir con todo esto a tope. Me lo estoy pasando pipa en cada directo.

Destakando, mi agencia de marketing online

Y resulta que, mientras todo esto acontecía en SefiFood, también he seguido mi camino paralelo en el extravagante mundo del marketing online.

En junio, aproximadamente, decidí dar un paso importante que llevaba bastante tiempo rumiando en mi mente: crear mi propia agencia de marketing online. Eso, que suena tan “cool” realmente no es para tanto. Aunque trabajo habitualmente con diferentes colaboradores, en la práctica soy yo solo, Mario Sánchez, quien está detrás de la agencia por el momento. Pero bueno, eso de decir que has montado una agencia de marketing online mola bastante, ¿no?

El paso realmente chulo fue cambiar el increíble, apabullante y épico nombre de marca que tenía hasta ese entonces: “Marketing Mario Sánchez”, por algo más decente. Ya sabéis que lo de poner nombres a cosas nunca ha sido lo mío.

Pues veréis, el nombre escogido para la agencia de marketing online fue Destakando. La verdad que estoy orgulloso de ese nombre. En comparación con “SefiFood”, “Destakando” sale ganando por goleada. Por fin le pongo un nombre con sentido a algo. Ya era hora. He redimido mis pecados nomenclaturísticos.

Cabe destacar que el logo de Destakando fue obra del mismo diseñador que renovó la imagen de SefiFood unos pocos meses antes. (David, muchas gracias). Quedó chulísimo, ¿no os parece?

Además de pensar en ese nombre tan chulo, también di el paso a alquilar mi propio despacho en el centro de Murcia, la New York del Levante. Esto fue en el mes de julio, y desde entonces he ido alternando mis jornadas laborales entre el despacho y mi casa, siendo esta última ubicación mi espacio predominante con el avance de la COVID.

Si hablamos de trabajo puro, creo que estoy consiguiendo (al menos un poquito) una de mis tareas pendientes durante todos años: compaginar mi labor de divulgación con mi trabajo de marketing online.

Y es que gracias a mi presencia con SefiFood, he llegado a entablar relaciones laborales e iniciar proyectos durante este 2020 con otros creadores de contenido online sobre alimentación y empresas, asociaciones y entidades del sector agroalimentario. Proyectos que, por suerte, voy a seguir manteniendo este 2021 en su mayoría y que están relacionados con mi trabajo como Community Manager y redactor de contenidos.

Gracias a todos, de verdad

Lo cierto es que me queda poco más que añadir a este repaso anual. Quisiera agradecer a todas y cada una de las personas que habéis estado ahí, al otro lado de la pantalla de una forma u otra, durante un año más apoyando mis locuras alimentarias.

Sin eso, la motivación para continuar con todo esto no existiría. Así que, gracias. De corazón. También a todos los que me han acompañado en el camino, tanto personal como profesionalmente.

Con el estreno y gran aceptación del podcast y canal de Twitch estoy más que contento, son proyectos que me llenan muchísimo y me divierten una barbaridad. Poco más puedo pedir. Solo sé que este nuevo año vendrá cargado de mucho más contenido. Espero teneros ahí para compartirlo juntos, buena gente.

Gracias por un 2020 lleno de divulgación. Y feliz 2021.

Mario.

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.