Tardarás en leer este post 4 minutos

Cada vez existen más dudas acerca de la seguridad de los envases alimentarios, y es lógico. Los consumidores seguimos concienciándonos cada día más acerca de la importancia que tiene elegir buenos materiales para almacenar nuestra comida.

*Este artículo incluye contenido patrocinado

En anteriores artículos hemos hablado de forma general sobre cómo elegir buenos envases aptos para uso alimentario y también sobre otras cuestiones relacionadas, como por ejemplo si es recomendable llevar nuestros propios tápers a la pescadería o carnicería.

Sin embargo, hoy nos centraremos en un tipo de envase alimentario muy concreto: los envases desechables para comida, utilizados popularmente en establecimientos de comida para llevar, así como bares y restaurantes. A continuación damos respuesta a las dudas más habituales sobre seguridad alimentaria que plantean este tipo de envases, y también damos algunas claves para aprender a utilizarlos de la forma más eficiente posible.

Cómo elegir el mejor envase

No es lo mismo llevarnos a casa una sopa caliente que un helado o que un producto de panadería. Cada material sirve para almacenar diferentes alimentos, y por ello debemos tener en cuenta previamente cuáles son las propiedades de los alimentos que vamos a conservar en él. Casi siempre, la temperatura a la que se encuentre el alimento va a ser la variable determinante a la hora de elegir un tipo de material u otro.

Si nos centramos en los envases para llevar, generalmente encontramos de aluminio, FOAM, plástico o incluso cartón. Pero dentro del plástico, por ejemplo, también tenemos diferentes opciones, como por ejemplo polipropileno (PP), poliestireno tipo OPS o tereftalato de polietileno (PET).

Cada uno de ellos está especialmente indicado para un tipo de alimento o conservación. Por ejemplo, el plástico de polilpropileno (PP) suele ser el más indicado para uso en microondas mientras que el poliestireno tipo OPS no lo es tanto, aunque sí es interesante para alimentos calientes.

Por otro lado, la espuma tipo FOAM es un buen aislante y permite mantener la temperatura de alimentos calientes. A pesar de ello, tampoco sería una opción apta para microondas, por ejemplo. En definitiva, cada material tiene sus características físicas que sirven para adaptarse a diferentes alimentos y formas de prepararlos. Presta atención al siguiente apartado para conocer cómo saber cuándo un material es apto para uso en microondas.

La legislación que los regula

Todos estos plásticos y materiales que mencionábamos previamente son de uso habitual, que no te asusten sus nombres rarunos. Los envases de uso alimentario están regulados por el Reglamento 1935/2004 de la Unión Europea, que fija una serie de requisitos que todos los envases deben cumplir para estar en contacto con nuestra preciada comida. Los más destacables son:

  • No deben representar un peligro para la salud humana.
  • Tampoco provocar modificaciones inaceptables de la composición de los alimentos.
  • Ni tampoco provocar alteraciones de las características organolépticas de éstos.

Los símbolos son la clave

Existen diferentes símbolos que nos permiten identificar cuál es el uso idóneo de un envase de alimentos, por lo que siempre podemos recurrir a ellos en caso de duda.

El más habitual es el mítico emblema de la copa y el tenedor, que nos sirve para verificar que un envase es apto para estar en contacto con alimentos. Otros símbolos habituales son aquellos que nos indican si el envase es apto para microondas, lavavajillas o congelador, por ejemplo.

Algunos símbolos habituales en envases alimentarios. Fuente: OCU

Conservación de los alimentos para llevar

Si nos centramos en la seguridad alimentaria, es importante que tengamos clara una cuestión: las sobras de comida hay que refrigerarlas siempre. Aquí no hay discusión posible. Nada de dejar las sobras de cocido encima de la mesa o encimera toda la tarde y luego guardarlas por la noche en el frigorífico. Este tipo de prácticas bastante habituales ponen en riesgo nuestra salud y aumentan nuestras probabilidades de sufrir una intoxicación alimentaria.

Como ya hemos contado muchas veces, las bacterias patógenas pululan a sus anchas por todos los rincones, incluida nuestra cocina. Por ello, resulta imprescindible que utilicemos el frío como un aliado para prolongar la vida útil de nuestra comida. Eso sí, el frío no destruye a los patógenos, por lo que no te confíes. Recuerda que lo más importante prevenir el crecimiento de los patógenos.

Si quieres obtener más información sobre cómo conservar adecuadamente alimentos en el frigorífico puedes consultar otros artículos como este, este, o este vídeo.

Una vez que sabemos esto, también es importante refrigerar en un tipo de envase correcto. Para ello, puede ser interesante buscar los símbolos que comentábamos antes en nuestro envase alimentario. Si por algún motivo tenemos dudas, siempre podemos traspasar las sobras de comida para llevar a otro envase apto para refrigeración que tengamos en casa. Mejor no jugársela. Además, ten en cuenta que si se llaman envases de un solo uso, significa que no están hechos para reutilizarse. Si necesitas reutilizar o almacenar en casa alimentos o sobras durante varios días, lo mejor será recurrir a otro tipo de envase más duradero.

Apoya a tus comercios locales

Para despedir el artículo, me gustaría dejar una breve reflexión. En la situación actual de la pandemia COVID-19 también es importante apoyar a nuestros comercios locales, incluyendo bares y restaurantes. Dentro de un contexto de seguridad sanitaria, por supuesto, y respetando todas las medidas higiénicas propuestas por las autoridades competentes.

En este sentido, recurrir a comida para llevar en nuestros locales habituales de restauración puede ser una opción que marque la diferencia y que permita a muchos de estos establecimientos seguir a flote. Bien sabéis que desde SefiFood nos centramos en la seguridad alimentaria, pero también considero importante no dejar de lado otras cuestiones sociales y económicas que en la época actual cobran quizás una importancia mayor todavía.

 

Gracias por leerme,

Mario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.