ADITIVOS y deterioro de alimentos

Tardarás en leer este post 2 minutos

Escribo este post a raíz de una colaboración en el portal de salud Vitónica a petición de su directora Lady Fitness, donde fui preguntado por un fenómeno de deterioro microbiano donde es clave la presencia de aditivos. El vídeo en cuestión se puede visualizar en este enlace:

No es ninguna novedad que la industria alimentaria utiliza aditivos para alargar la vida útil de los productos que consumimos a diario y que podemos encontrar en el estante del supermercado. Lo que sí conviene, es hacer una serie de apreciaciones respecto a este hecho:

  1. Gracias a los aditivos podemos consumir alimentos más seguros desde el punto de vista microbiológico y con unas propiedades organolépticas estables a lo largo del tiempo, alargando por tanto la vida útil del producto. Con el uso de los aditivos hemos logrado disminuir notablemente las enfermedades asociadas a las intoxicaciones alimentarias derivadas del consumo de alimentos y agua en mal estado.
  2. Por otro lado, bien es cierto que los ultraprocesados (productos con una calidad nutricional muy pobre) son los alimentos que poseen una mayor cantidad de aditivos. Sin embargo es necesario remarcar que los ultraprocesados no son perjudiciales para la salud por los aditivos que contienen, sino por la pésima calidad de sus materias primas: harinas y aceites refinados, grandes cantidades de sal y azúcar…
  3. Hay muchos tipos de aditivos, y no todos son iguales. De hecho algunos de ellos están siendo actualmente re-evaluados por las autoridades sanitarias para conocer sus posibles efectos perjudiciales para la salud, como es al caso de los edulcorantes. Los conservantes, por ejemplo, pueden encontrarse tanto en un ultraprocesado (hamburguesa típica de fast food), como en una conserva de alcachofa. El conservante es el mismo y tiene exactamente una función idéntica, aunque pueda parecer que no.
  4. Hay que dejar claro que los aditivos están sometidos a controles muy estrictos por industria y autoridades sanitarias, y que su consumo a los niveles recomendados no es peligroso para la salud.

¿Te he dejado con ganas de más, verdad? Si te mueres por resolver el misterio del “vídeo de la hamburguesa” solo tienes que hacer clic aquí para leer el artículo completo en Vitónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.