Por qué fomentar la venta de LECHE CRUDA es una irresponsabilidad.

Tardarás en leer este post 4 minutos

Ayer saltó la noticia de que el Govern de Catalunya aprobará la venta directa de leche cruda entre el ganadero y consumidor final. ¿Qué implicaciones para la salud puede tener esta nueva norma? ¿Es seguro el consumo de leche cruda?

¿Qué es la leche cruda?

Veréis, la leche cruda es el alimento que se obtiene directamente desde las ubres de la vaca (u otro animal mamífero como la cabra u oveja) y que no ha sido sometida a ningún tratamiento térmico que asegure la ausencia de microorganismos patógenos y por lo tanto la inocuidad del alimento. Así la defino yo, y así la define el Reglamento 853/2004 de la Unión Europea por si no os fiáis de mi: “la leche cruda es la leche producida por la secreción de la glándula mamaria de animales de abasto que no haya sido calentada a una temperatura superior a 40°C ni sometida a un tratamiento de efecto equivalente”.

Es un producto sin tratar a una temperatura que garantice su inocuidad, lo cuál, desde el punto de vista de la seguridad alimentaria ya nos debería asustar de primeras. Y lo hace. Considerando la naturaleza y las propiedades de la leche no parece una muy buena idea consumir este producto en su versión cruda.

Actualmente es legal encontrar en nuestros supermercados quesos elaborados con leche cruda - piopialo    

¿Se venden actualmente leche cruda y sus derivados lácteos?

Pues sí. Actualmente es legal encontrar en nuestros supermercados quesos elaborados con leche cruda sin ningún tipo de problema, incluso la propia leche sin tratamiento térmico. Está permitido siempre que el producto cumpla con todos los requisitos higiénicos recogidos en los Reglamentos 852/2004 y 853/2004 sobre higiene alimentaria. Hasta ahora la leche cruda pasaba a través de diferentes “filtros” o canales de distribución como la industria o los supermercados antes de llegar al consumidor final. Pero la película ha cambiado.

Llevamos casi 30 años sin poder comprar leche cruda directamente al productor. Pues bien, a partir de ahora será legal en Cataluña acudiendo al ganadero más cercano con una botella vacía (sí, el envase correrá a nuestra cuenta y ahí existe otro problema muy gordo). También se aprueba la venta embotellada y en máquinas expendedoras como se hace en otros países de Europa, en los cuáles por cierto, los niveles de alertas alimentarias y brotes relacionados con el consumo de productos elaborados a base de leche cruda no dejan de dispararse.

Pero eso no es todo, el Gobierno de España también se plantea en el futuro aprobar la venta directa de leche cruda, haciendo que la situación vaya de mal en peor. No pinta nada bien la cosa.

La base científica de todo esto

AECOSAN (la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria) también nos avisaba en un informe científico del año 2015 sobre los peligros de la leche cruda: “consideramos que la leche cruda puede vehicular microorganismos patógenos, y que el riesgo puede ser reducido, pero no eliminado por el uso extremado de prácticas higiénicas“. También aseveraba el comité científico de AECOSAN: “la pasteurización es el único método eficaz que garantiza la eliminación y control de los microorganismos patógenos en este alimento y en sus derivados“.

Poco más que añadir ante estas contundentes palabras. La leche cruda es un alimento que no cumple con los requisitos en materia de higiene y seguridad alimentaria necesarios para poder ser considerado un producto seguro. Es peligroso fomentar su consumo y dar vía libre a su comercialización.

Tendrás que reunir las bolas de Dragón, completar la Pokédex y cumplir un sinfín de hazañas más antes de poder tomar este alimento en casa - piopialo    

Todos somos responsables

A partir de ahora la responsabilidad será del ganadero en materia de higiene y seguridad, pero nosotros como consumidores seremos la última barrera para evitar la intoxicación alimentaria. Se nos indicará en la etiqueta que la leche está cruda y que por supuesto hay que hervirla antes de consumirla. Además tendrás que reunir las bolas de Dragón, completar la Pokédex y cumplir un sinfín de hazañas más antes de poder tomar este alimento en casa según las recomendaciones que nos cuenta el Decreto 163/2018. Pasen a Twitter y vean, que Gemma del Caño lo contó a la perfección en este hilo. Recordad que con la pasteurización esto no pasa, no nos tenemos que complicar la vida:

Estamos haciendo el tonto

La aprobación de este Decreto y la regulación de venta para la leche cruda constituye un grave peligro para la salud, principalmente porque entraña riesgo microbiológico. Bacterias patógenas como Campylobacter, Listeria o Salmonella son frecuentes en las intoxicaciones provocadas por la leche cruda. Sí, se lleva tomando así toda la vida, pero eso no quiere decir que esté bien. La seguridad alimentaria ha conseguido incrementar la esperanza de vida entre la población, y es gracias a que cada vez se proporcionan alimentos más seguros sometidos a muchos más controles sanitarios que antes. Aprobando leyes como esta retrocedemos y nos cargamos todo el buen trabajo que lleva haciéndose tantos años atrás en el mundo de la alimentación.

No es de extrañar que los profesionales de la alimentación nos hayamos llevado las manos a la cabeza. Tenemos, por desgracia, pruebas más que suficientes en el resto de Europa sobre lo peligroso que es el consumo de leche cruda. Sobre todo en embarazadas, niños y ancianos.. Nos arrepentiremos de esto, sino al tiempo.

Más info sobre la leche cruda:

https://farmagemma.naukas.com/2018/07/18/la-cruda-realidad-de-la-leche-cruda/

http://www.gominolasdepetroleo.com/2015/05/es-la-leche-cruda-mas-beneficiosa-que.html

https://www.seguridadalimentariaconbeatriz.com/leche-cruda-maquinas-expendedoras-de-leche/

Deja un comentario en este post

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.