Germinados: cómo consumirlos de forma segura 1

Germinados: cómo consumirlos de forma segura

Tardarás en leer este post 2 minutos

Recientemente ha sido publicada una de mis últimas colaboraciones para un medio digital, y en este caso ha sido en Webconsultas. En este post hemos hablado sobre los germinados, un grupo de alimentos de origen vegetal que cada vez está siendo más demandado por los consumidores por su versatilidad en la cocina, tanto para preparaciones culinarias como para un consumo individual. Por ello, también se ha puesto muy de moda prepararlos uno mismo en casa, ya que el proceso es relativamente sencillo. Sin embargo, conviene llevar a cabo una serie de medidas preventivas para evitar que ciertos patógenos aprovechen la coyuntura para hacer de las suyas. Esto y mucho más sobre la seguridad alimentaria de los germinados, es lo que le he contado a la periodista Diana Oliver. A continuación te muestro un breve extracto del artículo:

«La mayoría de los supermercados y tiendas de comestibles han incluido en su oferta los germinados, que vemos en sus cámaras frigoríficas, en sus estantes y en sus congeladores, porque los podemos encontrar en tres formatos: frescos, en conserva y congelados. También pueden hacerse en casa, no sin asumir que esta opción tiene un mayor riesgo en lo referente a la proliferación de bacterias».



 

Puedes leer el artículo completo de Diana Oliver

en el que colaboro haciendo clic aquí, para Webconsultas.

 

A estas alturas de la película bloggera, y si eres fiel seguidor de las andaduras de SefiFood, sabrás que después de leer el artículo te toca volver a casa. A continuación, y como hacemos siempre en este tipo de colaboraciones, te muestro las preguntas y respuestas que ofrecí al medio Webconsultas por si quieres profundizar más en el tema de los germinados. En esta ocasión fueron simplemente un par de ellas, pero resumen a la perfección la intención informativa del artículo:

 

¿Ofrecen alguna ventaja los germinados desde el punto de vista nutricional?

Los germinados poseen por definición una mayor concentración de fibra, ya que provienen a partir del grano entero del alimento en cuestión, así que por lo general son muy interesantes desde el punto de vista nutricional. También poseen una alta concentración de antioxidantes y compuestos activos como los polifenoles. Aún así no debemos pensar en los germinados como un «superalimento» o un producto que hay que tomar sí o sí para estar sano. Tengamos en cuenta que se consumen en cantidades pequeñas, y por lo tanto es difícil que representen un auténtico beneficio para nuestra salud.



¿Qué precauciones debemos tomar de seguridad alimentaria con los germinados en casa? ¿Es una técnica con riesgos potenciales?

Como cualquier preparación casera, siempre va a tener una mayor incertidumbre en términos de seguridad alimentaria que si se tratara de un proceso industrial. En este caso, cuando germinamos conviene cambiar varias veces el agua del germinado para evitar así la proliferación de bacterias y otros microorganismos indeseables. También es importante mantener la temperatura constante en la medida de lo posible, aproximadamente a unos 35ºC. Aunque se pueden cocinar, debemos pensar que los germinados en muchas ocasiones se consumen en crudo, por lo que las medidas higiénicas en la manipulación deben ser muy escrupulosas.

 

Gracias por leerme, espero que te haya resultado útil esta información,

Mario.

 

¿Crees que este post le puede interesar a otras personas? Compártelo en redes sociales para apoyarme 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.