Los insectos comestibles llegan a España, y yo los pruebo.

Así es, el martes pasado todos nos hacíamos eco de la noticia: la empresa Carrefour lanzaba al mercado los primeros productos alimentarios elaborados a base de insectos. Y lo sorprendente es que algunos de ellos se presentaban desecados en su forma original. Todo un choque cultural y gastronómico para nuestra mente ibérica.

¿Y qué pasó? Pues que me volví loco, necesitaba probar esos bichejos. El mismo día fui a Carrefour para comprobar in situ que ya estaban a la venta, y lo grabé todo. Tras una de las compras más extrañas que se recuerdan desde aquella vez que fui a un Bershka, me dispuse a catarlos. El vídeo ha gustado bastante, y seguro que si estás leyendo esto ya me has visto probando los mencionados insectos. Si no es así os dejo por aquí el vídeo en cuestión para que no perdáis el hilo de la historia.

Al poco tiempo de publicar el vídeo se pusieron en contacto conmigo desde el portal Playground. Seguro que a muchos os suena de los típicos vídeos virales en Facebook. Tienen más de 16 millones de seguidores en dicha red social, se dice pronto. Me preguntaban si podían utilizar mi vídeo para publicarlo en su medio y por supuesto acepté, siempre y cuando me mencionaran como fuente. Aunque se les complicó un poco lo del nombre (me mencionaban como “SelfieFood”, cuando todo el mundo sabe que odio los selfies), sacaron todo mi careto en portada del artículo. Lo gracioso es que se daba la situación de ver mi jeta junto a varios anuncios publicitarios de ultraprocesados, toda una ironía. En este post comentaban la polémica que había supuesto la salida al mercado de los insectos, en términos legales y sanitarios. Su precio de oro también merece mención, llegando a alcanzar los 500 €/kg. Y es que además existe una pequeña duda sobre si su salida al mercado ha sido legal o no. La tecnóloga de alimentos Beatriz Robles lo contaba en este post para El Español. También hubo debate en Twitter sobre todo esto, y el artículo de Playground se hizo eco de ello aprovechando mi peculiar cata (click en la foto para acceder al post).

Muchos compañeros se quejaron porque me llamaban “nutricionista”, pero no fue así exactamente. Lo cierto es que me mencionaron correctamente como Tecnólogo de Alimentos. A quién se referían es a Miguel Ángel Lurueña, autor del blog Gominolas de Petróleo, y Tecnólogo de Alimentos (el cuál tampoco es nutricionista obviamente). Se coronaron, sí. Finalmente tras pedirlo corrigieron el error sin mayor problema, hay que recordar que no estamos hablando de un medio especializado en alimentación. Lo que todavía no han corregido es mi mención dentro del vídeo como “SelfieFood”. Tampoco tengo fe en que lo hagan ya a estas alturas.

Algunas de mis declaraciones recogidas por este medio fueron las siguientes perlas:

De la barrita de harina de grillo, chocolate e higo, no le gustaba tanto, pero “para estar hechas con bicho, están buenas” - piopialo    

Se mostró decepcionado con los gusanos de la harina con ajo y finas hierbas. Dijo: “vaya mierda, me esperaba algo más espectacular” - piopialo    

¿Y en qué queda todo esto? Pues por el momento en la web de Carrefour las tres cajitas de insectos desecados aparecen con el cartelito de “agotado temporalmente”, qué curioso. Las barritas siguen estando a la venta, por si alguien se anima.

Esto no ha hecho nada más que empezar, comienza la expansión del mundo insectil en España.

Deja un comentario en este post

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.