Tardarás en leer este post 2 minutos

En verano, el solanero aprieta. Y con él, los patógenos suben de nivel hasta llegar a convertirse en un auténtico quebradero de cabeza.

Algunos alimentos sensibles como el huevo, por su propia naturaleza con cierta predisposición a causar intoxicaciones alimentarias, se vuelven un elemento a controlar más que nunca durante la época estival.

Por ello, conviene conocer cómo debemos almacenar correctamente a nuestro fiel amigo ovoide en casa. Vamos a responder a las preguntas más frecuentes de forma concisa, sin tapujos:

¿Dónde se deben conservar los huevos? ¿Hay que quitarles el cartón?

En el frigorífico, en la parte intermedia está bien. Es recomendable mantenerlos en el mismo envase de plástico, pudiendo retirar el embalaje de cartón si lo tuvieran.

¿Se pueden lavar bajo el grifo?

Únicamente podemos plantearnos su lavado instantes previos a su consumo, en casos donde haya mucha suciedad. Aunque mi consejo es evitarlo si podemos.

Si lavamos y después guardamos en el frigorífico, estaremos degradando la cutícula del huevo, su capa protectora, favoreciendo la entrada de patógenos desde la cáscara hacia la clara y la yema.

¿Por qué los huevos están sin refrigeración en los supermercados?

Porque los supermercados ofrecen un ambiente con una temperatura y humedad más estable en comparación con los niveles que podemos encontrar en casa.

¿Es recomendable colocar los huevos en la puerta de la nevera?

Pues va a ser que no, a pesar de las míticas hueveras que ya traen los refrigeradores consigo. Los alimentos ubicados en la puerta del frigorífico son más susceptibles a los cambios de temperatura que se producen tras la apertura, ya que esta es la zona más expuesta al exterior.

Teniendo en cuenta la porosidad de la cáscara y su cierta sensibilidad, no es buena idea generar humedad en su superficie que pueda arrastrar suciedad y gérmenes al interior del huevo.

¿Es necesario darles la vuelta a los huevos cada cierto tiempo?

En principio no, salvo que te aburras y no tengas otra cosa que hacer en tu vida. Lo importante es garantizar un buen flujo de aire y que el frigorífico no esté a reventar.

Cuando cocemos los huevos y nos sobra alguno, ¿cómo podemos conservarlo?

En el frigorífico, no más de 24-48 horas. Si los conservas con cáscara, quizá puedes alargar un poco más, hasta los 5-7 días, pero tampoco te pases.

Pero vamos, que teniendo en cuenta el escaso tiempo que tarda en cocerse un huevo me parece hasta mezquino que pretendas almacenarlos como si fueran Bolas de Dragón. ¡Cuece los que te vayas a comer, alma de cántaro!

¿Cuánto tiempo pueden aguantar los huevos sin refrigeración?

Es difícil calcularlo, todo dependerá del ambiente y temperatura exacta del lugar donde los almacenemos. En general, el ratito de transporte desde el supermercado a casa no supone ningún problema.

Recordemos que los cambios bruscos de temperaturas pueden provocar que en la cáscara del huevo condense vapor de agua, arrastrando la suciedad hacia el interior de los huevos por sus poros y degradando la cutícula, la capa protectora que tiene el huevo.

Por eso es interesante que los guardemos en el frigorífico y no fuera de la nevera cuando lleguemos a casa, manteniendo una temperatura estable.

 

Puedes leer la colaboración completa haciendo clic aquí, para Webconsultas

 

Cuidado con el verano, échate cremita.

Mario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.