Tardarás en leer este post 3 minutos

Cada día me preguntan cosas más extrañas en Internet. Abrir mi correo alimentario es toda una aventura cada mañana, ya que cualquier cosa puede suceder tras la pantalla.

Es algo que recibo con cierto regocijo, ya que, de vez en cuando, diferentes periodistas depositan en mí su confianza para resolver ciertos entresijos nutricionales.

Y esto fue lo que pasó de nuevo hace unos días cuando recibí un mail de mi buen amigo José Andrés Gómez, del diario El Español. En dicha comunicación digital, el entrañable periodista me preguntaba por los “Jumpers”, esos míticos snacks que han inundado más de una cantina de colegio en tan tiempos aciagos cuando siendo chiquillo ansiabas el recreo como agua de mayo.

Diferentes cuestiones me fueron consultadas, y como siempre por aquí os las dejo antes de enlazar con el artículo publicado en El Español, que encontrarás el final de este post.

¿Para qué suele utilizar la industria la sémola? ¿Podemos atribuirle las mismas propiedades nutricionales a la sémola que al maíz?

La sémola es una especie de harina gruesa que no ha terminado de molerse (o molturarse, que es el término guay que se utiliza en la industria alimentaria) por completo.

Podríamos decir que es el paso intermedio entre el grano y la harina de grano finito que todos conocemos a partir de cereales. En sí, este ingrediente es ideal para utilizar en snacks y productos similares ya que otorga una textura diferente a la que conseguiríamos con una harina.

Además, al tener ese grano más grueso, también conseguimos que el producto tenga un “crujiente diferente” que le otorga esa mayor consistencia del maíz en formato sémola. A nivel nutricional, no hay diferencias significativas entre harina o sémola, simplemente es un cambio físico en el grano y de textura.

¿Se diferencian en algo estos snacks de otros como los conocidos “gusanitos”?

El único cambio que tienen estos productos se debe a su forma durante el proceso de extrusión cuando la masa se hace pasar por una especie de moldes industriales, que son aquellos que delimitan la forma final de estos malévolos ultraprocesados infantiles.

Aunque no hace falta tener 10 años. Siendo bien adulto también te los puedes hincar tranquilamente.

¿Cuáles son los ingredientes más perjudiciales de este snack?

La sémola de maíz por sí sola no es un ingrediente insano, el problema es que se junta con cantidades brutales de aceite refinado y sal, sobre todo. Los potenciadores del sabor, aromas y colorantes también están ahí, poniendo la guinda a un cocktail demoledor.

Aunque los aditivos no son el principal problema de estos productos, solo están aquí para maquillar y poco más. No cumplen funciones especialmente relevantes.

¿Cómo consiguen los Jumpers el sabor a mantequilla del que se jactan en la bolsa? ¿Y el resto de snacks, cómo consiguen que sepan a ketchup?

Todo funciona a base de aromas, estas bolsas no han visto una gota de ketchup en su vida. Con la mantequilla, queso y demás, pasa absolutamente igual.

Lo cierto es que la industria ha conseguido con el paso de los años mejorar brutalmente la calidad organoléptica de los aromas, cada vez están más conseguidos.

Si atendemos a la información nutricional de los Jumpers, podemos ver que tienen casi un 30% de grasas. ¿Qué podemos decir del perfil nutricional de este snack? ¿Hay algún snack de este tipo en el mercado que pudiera salvarse?

Además de esas cantidades abismales de grasa, que no son moco de pavo, el principal problema de este tipo de productos es que no aportan nutrientes de interés.

No es tanto lo perjudiciales que son (hay otros productos mucho peores bajo mi punto de vista, como los cereales “de desayuno”), sino lo poco que aportan. Además, suelen estar dirigidos a un público infantil, que es mucho más vulnerable y debe protegerse con mayor afán ante estos despropósitos comestibles.

Yo no salvaría a ninguno de la quema. Son productos totalmente prescindibles en una dieta saludable. Y tampoco es que sean la leche. Si quiero pecar, antes que una bolsa de gusanitos me zamparía unas buenas galletas o un helado hasta arriba de chocolate.

 

Puedes leer el artículo completo en El Español, haciendo clic aquí

 

Gracias por leerme.

Mario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.