Tardarás en leer este post 2 minutos

¡Muy buenas! Hoy os comparto esta colaboración con el medio Hipertextual donde me preguntaron acerca de los superalimentos. Ya sabéis, esos alimentos exóticos que están tan de moda y que prometen ciertas propiedades saludables que muchas veces son exageradas.

Como siempre, os muestro a continuación las respuestas que ofrecí al medio y posteriormente os enlazo al artículo escrito por Azucena Martín y publicado en Hipertextual.

¿Se usa el término superalimento en marketing de forma dañina para los consumidores?

Uno de los principales problemas es que este término no está regulado legalmente, por lo que hoy en día se puede llamar superalimento a cualquier cosa. Sin duda, este término es un arma de doble filo que puede llegar a hacernos pensar que una dieta alta en ese producto es suficiente para nuestro organismo. Realmente no es así, ya que ningún alimento por sí solo contiene todos los nutrientes esenciales en las cantidades que nuestro organismo necesita. Por ello, es un peligro total dejarnos llevar por este tipo de terminología sin base científica.

¿Crees que los superalimentos pueden desviar al consumidor de una buena dieta?

Totalmente. Parece que si añadimos bayas de goji o espirulina a cualquier postre ya es lo más saludable del mundo. Sin embargo olvidamos las elevadas cantidades de azúcar y otros ingredientes insanos que pueden acompañar a esta preparación.

Como consumidores, ¿qué términos deben alertarnos de que estamos siendo ‘víctimas’ del marketing?

Además del término superalimento existen otros reclamos de marketing habitualmente utilizados en el etiquetado que no están regulados por la legislación, o si lo están es de forma muy vaga. Por ejemplo: natural, artesano, de la abuela. Realmente no hay ninguna entrañable yaya cocinando en una enorme industria alimentaria, y no pasa nada por ello. Pero vende más anunciarlo de esta forma.

¿Conoces superalimentos que en dosis elevadas puedan ser perjudiciales?

Sí sucede por ejemplo con los vegetales de hoja verde, habitualmente usados para los batidos detox, que contienen de forma natural ácido oxálico. Consumido en grandes cantidades puede ser perjudicial para la salud, de hecho la EFSA lo ha catalogado como un riesgo emergente en los últimos años.

 

Puedes leer el artículo completo en Hipertextual, haciendo clic aquí

 

Muchas gracias por leerme,

Mario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.