Palmas, palmitas, que viene tu papá

Se ha desatado el caos en la sociedad, parece que el fin del mundo está más cerca que nunca por culpa de un ingrediente habitual en los productos que consumimos, el aceite de palma. Muchas cadenas de supermercados se están sumando a la caza del aceite de palma, y están exigiendo a sus proveedores que lo eliminen de la composición de sus productos. Este vil componente alimentario está más condenado que la corrupción en nuestro país, por ello hoy intentaremos arrojar algo de luz sobre el actual quebradero de cabeza de la industria alimentaria y resolver dudas como las siguientes:

“Yo no se que pinto aquí”
  • Mucho eco mediático, pero: ¿realmente sabemos qué es el aceite de palma?
  • ¿Por qué se usa tanto en la industria alimentaria?
  • ¿Existe un peligro real al consumirlo?
  • ¿Hay motivos de peso suficientes para tal persecución a esta grasa vegetal?
  • ¿Remontará el Barça frente a la Juventus?
  • ¿La ceja de Carlo Ancelotti intenta decirnos algo?

Hoy lo contamos todo en SefiFood.

¿Qué narices es el aceite de palma?

El aceite de palma es una grasa vegetal procedente del fruto de la palma Elaeis guineensis, que se importa desde países africanos mayoritariamente y cuyo uso está ampliamente extendido en la industria alimentaria desde hace muchos años, eso no es ninguna novedad. Hasta hace bien poco su uso podía camuflarse en el etiquetado bajo el sobrenombre de “grasa vegetal”, pero la última ley corrigió esto y actualmente puede aparecer catalogado como: “aceite de palma”, “grasa de palma”, “palmiste”, “ácido palmítico” y una infinidad de nombres que puedes consultar aquí.

La grasa de palma hasta en la sopa, literalmente.

La peculiaridad de esta grasa vegetal es su gran versatilidad en todo tipo de productos como bollería, helados, precocinados, dulces, pizzas, chocolates y un largo etcétera cuya mención nos llevaría más tiempo que el desenlace de la carrera televisiva de Jordi Hurtado. Los épicos Doritos, las Ruffles, Oreo, la Nutella o el Kit Kat son algunos de los manjares que contienen grasa de palma. Sí, se que duele.

¿Por qué se usa en la industria alimentaria?

La grasa de palma se utiliza con tanta frecuencia en la industria por varios motivos:

  • La pela es la pela. El precio de esta grasa es irrisoria en comparación con sus otras variables como el aceite de girasol o el de oliva. Ya ni hablar de compararlo con el virgen extra.
  • Más versátil que Sergi Roberto. Es un buen simil, no me toméis por loco. El aceite de palma puede jugar en banda, posicionarse en la delantera e incluso actuar en la defensa según conveniencia del técnico, pero sigue siendo una mierda bien gorda independientemente de su posición en el 11 inicial.
  • Al igual que la entrepierna de un quinceañero en primavera, es sólido y untuoso a temperatura ambiente. Esta es la clave del por qué la grasa de palma se utiliza tanto, ya que teniendo estas propiedades físicas se puede utilizar para recubrir bollería o dentro de la composición de casi cualquier alimento procesado.
  • Es una grasa muy palatable y apetecible, esto quiere decir que funde con facilidad en el interior de la boca y hace que cada vez quieras más y más, como un corrupto jugando al Monopoly.
Fruto de la palma.

¿Qué tiene de malo la grasa de palma?

El aceite de palma es una grasa vegetal con un alto índice de grasas saturadas. Esto puede chocar un poco con el concepto erróneo que tenemos desde hace varios años de que todo lo animal es más malo que pegarle a un padre, y todo lo vegetal bonico y precioso. Totalmente incorrecto. Los últimos estudios relativos a este campo grasiento están demostrando que la bondad y malicia de las grasas está relacionada con la longitud de las cadenas de los ácidos grasos que las conforman, más que por la naturaleza de la grasa. Los ácidos grasos con cadenas cortas y con menor número de insaturaciones o dobles enlaces en su composición (como podría ser el ácido palmítico que constituye el aceite de palma), están implicados en aumentar el riesgo de distintas enfermedades metabólicas. Por el contrario las grasas de cadena larga y con mayor número de insaturaciones presentan una serie de ventajas en la protección frente a enfermedades cardiovasculares, como podría ser el ácido oleico del aceite de oliva virgen extra, la poesía hecha grasa. Estos últimos estudios son los mismos que demuestran que las grasas de los lácteos no son tan malas como se pensaba. Todo esto deja patente que debemos desterrar cuanto antes los tabús en el mundo de la alimentación ya que como diría un adúltero, nada es lo que parece.

Pero esto no es todo, resulta que el aceite de palma tiene más problemas que un desodorante en el Arenal Sound. El principal de ellos es que parece estar directamente implicado en el riesgo del desarrollo del cáncer. ¿Qué por qué? Porque durante el proceso de extracción de la grasa de palma desde el fruto, es necesario alcanzar una alta temperatura (más de 150ºC) con el fin de adaptarlo a su consumo alimentario. Recientemente la EFSA publicó un informe donde analizaba los componentes tóxicos como resultado de la combustión de los aceites vegetales, y se demostró la relación entre estos y su potencial genotóxico y carcinogénico (la posibilidad de desarrollar cáncer). En el caso del aceite de palma, durante su refinado se generan los compuestos tóxicos llamados “ésteres de ácidos graso de glicidilo”, un nombre que no le pondrías ni al perro de tu peor enemigo de lo feo que es.

Aquí no acaba la historia del aceitillo, no solo es un desastre desde el punto de vista nutricional, sino también desde el medioambiental. Para su obtención se está destruyendo a diario distintos hábitats de especies que se encuentran en peligro de extinción como el orangután o el tigre de Sumatra, sumado a la deforestación del ecosistema con el fin de la obtención de este sebo. Un auténtico desastre.

¿Realmente hay que preocuparse por el aceite de palma?

La respuesta es sí y no. La bollería industrial, patatas fritas, snacks y comida rápida en general nunca han sido saludables, eso lo sabemos desde que el mundo es mundo, por lo que un motivo más para desterrar estos productos de nuestra alimentación.

Sin embargo existe un problema que ha hecho del aceite de palma el elemento más perseguido en el mundo de la alimentación: su presencia en los productos de alimentación infantil. Entramos en terreno peligroso, ya que por proporción, en cuanto a la ingesta y el peso los niños suponen un grupo de riesgo. Junto a este factor se une el hecho de que estamos alimentando a nuestros hijos con un componente tóxico que va a ir acumulándose progresivamente desde los primeros años de vida debido a una exposición prolongada que puede desembocar en problemas severo durante la etapa adulta, aumentando considerablemente el riesgo de sufrir distintas enfermedades metabólicas.

La mecha que incendió todo esto probablemente fue la disputa tuitera entre Samanta Villar y la conocida marca de alimentación infantil Hero Baby, la cuál tuvo que pedir disculpas posteriormente por sus comentarios.

Es importante remarcar que el ácido palmítico (componente principal del aceite de palma) también se encuentra en la leche materna. Sí, esto es verdad. Pero su forma química, beta-palmitato, difiere notablemente de la que se encuentra en el fruto de la palma, el alfa-palmitato que presenta multitud de propiedades saludables para el bebé relativas a la absorción de nutrientes. Todo este asunto queda explicado de cine en el blog de Boticaria García. Son el Doctor Jekyll y Mr Hide de lo alimentario, por lo que nadie se confunda entre uno y otro. La solución podría pasar por añadir en las fórmulas infantiles mayor cantidad de palmitato en su forma alfa, en detrimento de la beta.

Realmente si mantenemos en la cabeza que lo ideal es seguir una dieta variada y equilibrada centrada en el consumo de fruta, hortalizas y legumbres no debería suponer ninguna preocupación para nosotros, el consumo esporádico de alguno de estos productos insanos no debería ser relevante en nuestra salud.

Como le diría la Vanne a la Jessi en argot poligonero: “relajemos la raja”, por comerte un paquete de Oreo no te va a entrar cáncer. Sin embargo intenta anteponer el aceite de oliva virgen extra en tu dieta, la mejor grasa que puedes tomar.

Youtuber anónimo bajo los efectos del aceite de palma

Sin más comentarios me despido hasta el próximo post, compártelo en tus redes sociales si quieres que Ust deje de dar palmas palmitas 👏

Enlaces de interés:

¿Por qué es malo el aceite de palma?

http://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2017/02/16/articulo/1487259154_419212.html

El impacto en la salud de las sustancias contaminantes en el aceite de palma: ¿hay riesgo?

http://www.20minutos.es/noticia/3012229/0/impacto-riesgos-salud-sustancias-contaminantes-aceite-palma/

Mercadona, DIA, Lidl y Auchan ya negocian con sus proveedores eliminar el aceite de palma

http://www.20minutos.es/noticia/3004322/0/grandes-cadenas-de-supermercados-negocian-con-proveedores-eliminar-el-aceite-de-palma/

Uno de los componentes del aceite de palma está en la leche materna

http://www.quo.es/salud/aceite-de-palma

Beta-palmitate – a natural component of human milk in supplemental milk formulas

https://nutritionj.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12937-016-0145-1

Saturated fatty acids and type 2 diabetes: more evidence to re-invent dietary guidelines

http://thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(14)70166-4/fulltext

The following two tabs change content below.
Tecnólogo de Alimentos y friki selectivo. Mis proyectos @SefiFood y @miwifitrolea. Colaboro en @frikimalismo #CM #Copywriting

Latest posts by Mario Sánchez (see all)

Deja un comentario