LavaDORA la Exploradora

El mundo de la cocina ofrece multitud de posibilidades en todas las vertientes que la mente humana es capaz de imaginar. Sin embargo a veces la cosa se nos va de las manos, y aparecen locuras como la que a continuación me dispongo a relatar.

Un joven audaz e ingenioso llamado Iftach Gazit ha encontrado una solución al quebradero de cabeza de más de un universitario. Y no, no es el por qué de ese nombre impronunciable. Este joven de Jerusalén ha reinventado el concepto de cocina alcanzando cotas de ingenio equiparables a las de Albert Einstein. Él pensó: “¿por qué no unir dos cosas tan preciosas como hacerte un guisico de sopa con garbanzos y lavar tus mugrientos calzoncillos? Seguro que combinan muy bien”. Y ha inventado… la cocina en lavadora. Valiente Iftach.

Este método, que bien podría haber sido ideado por un becario de Jordi Cruz, ofrece una versatilidad sin parangón. Sería la solución para cualquier nini en apuros sin más idea de cocinar que la elaboración del sándwich mixto.

El invento en cuestión se basa en unos preparados a base de carne, verduras o pescado hechos para facilitar la vida de todos los mortales, incluso indica en la etiqueta el programa de lavado más idóneo según el producto que vamos a consumir, todo un despiporre vamos. Gracias al cielo los envases son totalmente inertes, no me gustaría que mi pechuga echara gustillo a jabón de Marsella (siendo muy optimistas con el momento de la filtración de fluidos). Esta idea aprovecha la temperatura del agua de lavado de la ropa para cocinar los alimentos, que además se encuentran envasados al vacío, o también llamado “sous vide”.

Puede que todo os suene a broma, (de hecho si no lo hiciera me preocuparía bastante), pero realmente y con la ciencia bajo el brazo tiene mucho sentido. ¿Cómo puede ser que a nadie se le haya ocurrido esto antes? Aprovechar el agua caliente donde te lavas las bragas para cocinar una menestra de verduras suena apasionante. La cocción de los alimentos se basa en el uso de agua a altas temperaturas, y mediante este procedimiento se produce una cesión de calor por conducción al envase contenedor del alimento. Es como una especie de baño María, solo que en esta ocasión el nombre puede deberse al ADN de la propietaria del electrodoméstico.

En definitiva, la única preocupación que debes tener es que tu gato acceda amablemente a esta nueva metodología de vida, ya que tres elementos dentro de la lavadora parecen demasiados.

Ola ke ase. Cosinando o ke ase.

 

Tráeme una mantica que hace relente.

 

Esperando que se termine la comida. Me aburro. Miau.

Fuentes de la noticia:

https://www.theguardian.com/artanddesign/2017/apr/13/food-cooking-washing-machine-designers-modern-cuisine

http://www.cocinatis.com/gastrofrikadas/puedes-cocinar-alimentos-lavadora_2017042859035e4a0cf2ea95b03532e8.html

Deja un comentario en este post