La E-VIDENCIA Científica

Os tengo más abandonados que Isabel Pantoja a los grilletes y me siento muy mal por ello, pero no es por gusto, tengo menos tiempo libre que Jorge Javier Vázquez y eso merma mi habilidad bloggera. Pero no he venido hoy aquí a lamentarme, comencemos:

Hoy me gustaría hablaros en SefiFood sobre la e-videncia científica. Tenemos un problema en el mundo de la alimentación, y bastante gordo. Nos creemos todo, o casi todo lo que pone en Internet y con razón. Muchas veces es casi imposible distinguir cuando una información es fiable y cuando no. Los periódicos se equivocan en muchas de sus noticias aportando datos erróneos, los gurús de la medicina natural se instauran en la red de redes cual plaga ancestral e incluso los propios sanitarios y científicos solemos meter la pata de vez en cuando y difundimos información que puede no ser del todo cierta.

Por todo ello, no es una fácil labor la de identificar información fiable sobre alimentación en Internet, aunque si se pueden seguir unos pequeños criterios que te ayudarán.

Los alimentos no curan

Imprime a fuego esto en tu cabeza: LOS ALIMENTOS NO CURAN. Desconfía de cualquier página web o empresa que promulgue esta idea. Por muy buena pinta que tenga la página o aunque parte de la información facilitada parezca tener sentido, desconfía. Generalmente el perfil de las personas que redactan este tipo de contenido escasea en cuanto a una formación adecuada en la materia, lo cuál les lleva en ocasiones a decir auténticas barbaridades.(Por ejemplo).

La RAE define “curar” como: hacer que una lesión, dolencia, herida o enfermedad remita o desaparezca. Esto por desgracia no es una cualidad que posean los alimentos. Un alimento puede ayudar a la prevención de ciertas enfermedades o a un alivio de algunos síntomas pero jamás curará una de ellas. Tenemos miles de ejemplos: las frutas y hortalizas en la prevención del cáncer, el aceite de oliva virgen extra para una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, los frutos secos para la disminución del colesterol… etc.

La última moda son los alimentos o dietas que curan el cáncerafirmaciones totalmente falsas y que suponen un terrible peligro. Ninguna dieta ni alimento cura el cáncer, ya nos gustaría a nosotros. Bien es cierto que hay numerosos estudios que demuestran las bondades de distintos alimentos y compuestos como la fibra para la prevención de esta terrible enfermedad, pero no hay ninguna evidencia científica por el momento de que pueda ser curada mediante la alimentación.

Esta delgada línea de términos es usada frecuentemente por muchos iluminados que no son conscientes de las posibles repercusiones negativas que pueden llegar a tener estas peligrosas afirmaciones sobre la salud de las personas, solo buscando su propio beneficio económico. Como diría Julio Basultoel embaucador no necesita investigar, le basta con su experiencia; no descubre, tiene epifanías“. 

Por desgracia tenemos algunas noticias que son buenos ejemplos de ello:

El embaucador de la infusión: Josep Pàmies ‘cura’ el cáncer, el ébola y el sida con hierbas y lejía

Mujer muere después de una inyección de cúrcuma por un tratamiento naturópata

La formación académica

Polémico y recurrente tema, ¿quién debe divulgar sobre alimentación?. Esta controversia siempre está asociada al intrusismo profesional ya que parece muy sencillo hablar sobre alimentación, al fin y al cabo es algo a lo que todos nos llevamos dedicando desde nuestro nacimiento.

Mi consejo es que te fijes muy bien en la formación académica de la persona que divulga, puesto que será un gran indicativo de la fiabilidad de su contenido. Sin embargo esto no sucede siempre así, existen muchos casos de personas bien formadas que divulgan un contenido de una pésima calidad, como el caso de la doctora Odile Fernández y sus famosas recetas anticáncer, criticada por los profesionales de la salud y cuyo nombre resuena constantemente en las redes sociales.

Al igual que yo no divulgaré jamás sobre ingeniería mecánica, me gustaría que alguien cuya formación académica no esté relacionada de alguna forma con la alimentación lo hiciera. Como he dicho, el problema de la alimentación es que cualquiera se cree con derecho a enseñar sobre ello.

A la semana siguiente le dijeron que tenía superpoderes. ¡Ah sí, y acertó 15 en la quiniela!

Por otro lado, (esta es la parte buena), también se da el caso de personas que ejecutan una divulgación responsable sin tener una formación concreta en dicha materia, pero por desgracia no es lo habitual.

Me gustaría destacar que no es necesario ser un doctor, tener cinco Masters o tan siquiera una carrera, sino ser responsable y contrastar adecuadamente la información que transmites a los demás. Aún así siempre será más fiable alguien que haya estudiado sobre esa materia. ¿Parece bastante lógico, no?.

La Evidencia Científica

Nadie tiene la verdad absoluta de todo, eso es una premisa que revolotea nuestra cabeza constantemente. Pero a pesar de ello, el mundo de la alimentación y el de la ciencia está basado en algo que es el pilar fundamental de nuestro conocimiento: LA EVIDENCIA CIENTÍFICA.

Todos los días se publican artículos científicos sobre diferentes materias en revistas prestigiosas que sirven de referencia para nosotros. La realización y publicación de estos trabajos lleva detrás un inmenso esfuerzo y trabajo por parte de los equipos de investigación, en muchas ocasiones de varios años y en otros de vidas enteras dedicadas a la investigación.

Este trabajo no puede echarse por tierra así como así, los científicos son los encargados de tratar de descubrir a diario los secretos que entraña nuestro mundo, y se merecen un respeto que en la mayoría de ocasiones no es recibido. Cualquier iluminado no puede cargarse el trabajo de años y años de investigación y formación de estas personas desacreditándolas y menospreciando su trabajo al publicar cualquier cosa en Internet. Eso no es justo en absoluto.

Deberíamos respetar un poquito más la labor de los investigadores científicos, ya que son los más idóneos para ilustrarnos mediante la evidencia científica.

¿A quién debemos creer?

La marabunta de posts, publicaciones, comentarios y artículos científicos que salen a la luz diariamente es abrumadora. El problema, como hemos dicho antes, es transmitir adecuadamente esta información a la población, por ello la tarea de divulgador científico es sumamente complicada y requiere de una vocación y esfuerzo tremendo.

A pesar de lo que digan los conspiranoicos, existen distintas organizaciones y agencias científicas que velan por nuestra salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS), Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) o la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) en España, todas y cada una de ellas divulgan contenido fiable sobre alimentación y que debemos tener en bastante consideración, ya que son los máximos referentes.

Como he comentado en otros post anteriormente, en materia de alimentación la máxima autoridad en Europa es la EFSA, es la organización que analiza la mayor parte de las decisiones legales que nos afectan directamente en cuanto a alimentación. Esta Agencia está formada por grupos de expertos investigadores, que además son independientes y se encuentran totalmente ajenos a otro tipo de intereses que alteren su criterio científico.

Algunas cositas que os pueden interesar sobre la EFSA es la posibilidad de consultar en su web los llamados “health claims” o alegaciones saludables y los “nutrition claims” o alegaciones nutricionales, términos se refieren a las declaraciones saludables que está permitido incluir en el etiquetado de los alimentos que encontramos en el supermercado. Si tienes alguna duda sobre la etiqueta de algún alimento, esta es una buena oportunidad para aclararte en este enlace.

Concluyendo, cuando quieras información 100% fiable recurre a este tipo de organizaciones, y cuando te topes con algún blog, investiga quien es el autor en la medida de lo posible. Si el autor quiere venderte en su web esteroides o un aparato para alargarte el pene, duda. Si se trata de un artículo de un periódico o revista no especializada… reza, porque puedes encontrarte de todo. Y si ves el logo de Herbalife por algún sitio, simplemente tira el ordenador por la ventana y sal corriendo.

 

Deja un comentario en este post