Barbaridades y genialidades en el supermercado

El supermercado es un lugar emblemático donde podemos encontrar multitud de alimentos esenciales en nuestro día a día, pero también encontramos algunos que no tienen ningún sentido y otros que pueden inducir a error al consumidor.

Durante un paseo matutino con mi hermano por el supermercado de una conocida compañía valenciana, divisé un producto que ya había conocido anteriormente por algún amigo del gremio alimenticio, pero ahora que escribo un blog me veo en la obligación de comentar. He aquí la obra maestra de la marca Hacendado. Un “zumo” de frutas bajo la marca “Bahamas” en formato de 2 Litros. Para que no te quedes con sed.

El etiquetado del producto es totalmente correcto, indicando que se trata de una bebida con azúcares, edulcorante y vitamina C añadida. Además se puede leer en grande en la parte más visible del envase “contenido de fruta 20%”. No hay nada fuera de la legalidad, pero vaya empacho a fruta te vas a pegar si bebes este “zumo”…

La fruta que lleva esta bebida es piña y manzana a partir de concentrado. El resto de elementos frutales son extracto de naranja, ácido cítrico para dar acidez, aromas y β-caroteno como colorante. Además para los amantes de contar Calorías, solo tiene 33 kcal por cada 100 mL (normal, es todo agua y aditivos).

Lo que me molesta viene en el cartelito que adjunta el supermercado en cuestión, donde si que aparece la palabra “zumo”. Lamentable. El consumidor cuando se acerque a la estantería que alberga este producto se va a fijar inevitablemente en el cartel que sobresale colgado del techo, pensando en primera instancia que se trata de un zumo auténtico.

Por 1 solo euro tienes 2 Litros de zumo, parece una compra redonda. Sin embargo nada más lejos de la realidad. Como indica el cartón de la bebida, solo hay un 20% de fruta en el producto. Este 20% equivaldría a 400 mL de fruta, menos de medio litro.

En resumen, te sale más rentable comerte una manzana o una piña o chupar una naranja que comprar este producto sin sentido.

Pero no todo es malo en este supermercado, también uno se encuentra con joyitas alimentarias.

Mientras me hallaba anonadado ante el atentado frutícola del “zumo”, vi en la zona de las hortalizas un producto que me llamó la atención, era un zumo de tomate. Esta vez si se trataba de un zumo de verdad.

DSC_0006

Desde siempre me ha encantado el tomate, y no pude evitar acercarme a leer la etiqueta del producto, esperando no encontrarme con más salvajadas. Pero no las había.

Esta bebida de zumo de tomate es totalmente recomendable, sana y con un sabor y aroma a tomate simplemente perfecto. No tiene ningún matiz anómalo o artificial como otros zumos que he probado, por algo es 100% natural. Además no llevo ningún tipo de aditivos, su contenido es de tomate natural al 95%, aceite de girasol y oliva virgen, zumo de limón y sal. Por si no fuera poco, solo tiene 27 Calorías por cada 100 gramos y no procede de concentrados, como el otro zumo catastrófico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tomate es ese atractivo fruto de color rojizo que aparece en nuestro dieta de múltiples formas. Ya sea frito, natural, formando parte de salsas o condimentos, ha sido tradicionalmente un producto típico de la dieta occidental, española, y sobre todo de la murciana.

Multitud de estudios relacionan a esta bendición descubierta por Cristóbal Colón con la capacidad de reducir el riesgo a padecer algunos tipos de cáncer, como el de colon o mama. Parece ser que el licopeno, el pigmento que da el color rojo característico al tomate, puede ser el principal responsable de estos efectos positivos sobre la salud humana. El licopeno es un antioxidante que bloquea la acción de los radicales libres que producen la oxidación celular, y por lo tanto el envejecimiento, aunque está en proceso de investigación y es necesario indagar más en el asunto.

También hay estudios que demuestran que el tomate reduce el colesterol en hámsters y otros animales, sirviendo de anticipo ante un posible efecto en humanos. Y otro estudio reciente relaciona al licopeno con la capacidad de restaurar deficiencias de vitamina A en ratones. Por lo que podemos ver el tomate tiene multitud de propiedades saludables conocidas y aun por descubrir.

Pues eso, disfrutad del tomate ya sea mediante esta bebida o de cualquier forma. Eso sí, no os bebáis la botella entera como acabo de hacer yo, que os puede dar dolor de barriga. Normal. Me he metido más de medio litro de zumo de tomate entre pecho y espalda.

¡Saludos sefitanianos y tomateros!

calcetín con tomate 3

The following two tabs change content below.
El blog de un Tecnólogo de Alimentos. Nadie dijo que la divulgación científica tenía que ser aburrida. Alimentación con humor 😎

4 comments on “Barbaridades y genialidades en el supermercado

  1. -

    Te has coronado chato, tu don de la palabra es innato, menudo artículo, tantos años de esfuerzo han dado su fruto. Enhorabuena

    • -

      ¡Gracias amable desconocida!

  2. -

    Un zumo de fruta que contenga un quinto de fruta y cuatro quintos de agua…¡no es un zumo!

    Lo del tomate me gustó más…

    • -

      Completamente de acuerdo, es vergonzoso…
      PD: el de tomate, además está muy rico 🙂

Deja un comentario