5 ERRORES que comprometen la SEGURIDAD ALIMENTARIA de tu cocina

La cocina es ese templo sagrado donde se crea la felicidad, pero también el sufrimiento. Millones de abuelas del mundo se han reunido en dicha estancia desde los albores de la humanidad con el fin de preparar su maléfico plan, dar de comer hasta reventar a sus pobres nietos. Existen recientes documentos desclasificados por la CÍA donde se registra la existencia de sociedades secretas de yayas atiborradoras de guisos y dulces caseros.

*NOTA IMPORTANTE: como siempre recomiendo el clic en los enlaces naranjas subrayados para facilitar el proceso de lectura y tontuna. 

Abuela anónima amenazando a sus nietos por no terminarse el plato de cocido.

Pero no entremos en tan oscuro asunto, no quiero que mi abuela me regañe. Sin más dilatación comenzamos con:

Los 5 ERRORES que cometemos en la cocina y comprometen la SEGURIDAD ALIMENTARIA.

Por lo general, se desconocen muchos de los riesgos a los que se está expuesto diariamente cuando uno da rienda suelta a su arte culinario en la cocina. Y por eso es necesario que aclararemos algunos puntos básicos sobre los alimentos:

Los alimentos son una fuente ideal de nutrientes no solo para nosotros, sino también para las bacterias. Algunos de ellos como la carne, pescado o huevos poseen bacterias en su interior o superficie de forma natural. Además, muchas de estas pueden ser patógenas y causar enfermedades muy graves.

Salmonella, Campylobacter y Shigella no son los nombres de los tres Pokémon iniciales de una nueva generación, sino la identidad de unas bacterias patógenas que te pueden hacer mucha pupita si dicen de ponerse a generar descendencia cuales conejos desatados.

Las posibilidades de contaminación pueden ser infinitas si nos ponemos profundos, pero voy a intentar resumir todas ellas en 5 enunciados o recomendaciones los cuales espero solventen muchas de vuestras dudas.

  1. ¡Lávate las manos después de entrar al aseo, so estiércol!. Si desde el inicio la estamos cagando, pues pinta mal la cosa, ¿no?. La incorrecta higiene del propio manipulador es uno de los factores más habituales en el desarrollo de brotes e intoxicaciones alimentarias. Los seres humanos somos portadores de bacterias patógenas sin apenas darnos cuenta ni reparar en ello. Desde las uñas, el pelo, las mucosas hasta las heces, nuestro cuerpo es un puro receptáculo de podredumbre bacteriana. Por ello cada vez que nos rascamos la cara, el pelo o hacemos el “cheko cheko” nuestras manos quedan impregnadas de esas bacterias. Si después no nos las lavamos correctamente podemos liar una bien gorda. La proliferación de Escherichia coli puede ser mayor que la de Podemos en el Congreso de los Diputados. Esta bacteria esta presente de forma natural en nuestro intestino, sin embargo no puedes confiar en ella. Escherichia coli es como ese colega fiestero que desaparece sin dejar rastro en la discoteca al aproximarse las 5 de la mañana. Es más, algunos tipos de Escherichia coli están involucrados en el desarrollo de enfermedades tan chungas como el llamado Síndrome Urémico Hemolítico (clic para más info), abreviado SUH, y no en honor a Cristiano Ronaldo precisamente.
  2. No dejes la comida fuera de la nevera, zamarro. Dejar la comida a temperatura ambiente es un error que podemos encontrar con mucha frecuencia en las cocinas de nuestro entorno. Hacemos el guisico de albóndigas y lo dejamos en la olla toda la tarde. Y ya si eso, cuando baja algún ser celestial y nos ilumina con su sabiduría optamos por acordarnos y guardarlo sobre las 17:00. Olé, con un par de sefis. En el transcurso de todo ese tiempo, te pueden haber crecido más microbios que enanos en un circo. Las mayoría de las bacterias patógenas encuentran su punto álgido de multiplicación aproximadamente a la temperatura ambiente 20-35º C, por ello muchas de ellas se engloban en el término mesófilas. ¿Entonces que hay que hacer? Lo ideal es que después de cocinar dejemos enfríar un poquito la comida a temperatura ambiente para no sobrecargar el frigorífico al introducir un nuevo elemento muy caliente, lo cual también puede afectar al resto de alimentos almacenados en el frigorífico. Después de un tiempo razonable (unos 10-15 minutos dependiendo del tipo de preparación) debes almacenar en el frigorífico. El frío es el mejor aliado que tenemos para conservar alimentos ya que ralentiza la actividad de bacterias. Dentro de esta variante también podríamos contemplar la descongelación, la cuál se debe realizar SIEMPRE a temperatura de refrigeración (1-4ºC) por el mismo motivo esencialmente que he comentado antes. Además sumado a la presencia de agua líquida del jugo descongelado que favorecerá aún más la proliferación microbiana. Recuerda una vez descongelado no volver a congelar, porque se habrán formado cristales de hielo y las bacterias ya habrán hecho de las suyas.
  3. No utilices el mismo estropajo que tenías hace 10 años. No limpiar adecuadamente los utensilios puede ser un problema, al igual que utilizar una bayeta o estropajo con más años que la mugre que tienes debajo del sofá. La humedad es otro factor clave en el crecimiento microbiano, por lo que este tipo de elementos siempre serán un gran foco de contaminación. Renúevalos cada cierto tiempo para evitar que las bacterias se aglutinen en tu cocina como si del 15-M se tratáse. Además, al igual que un hater de Pinocho, DI NO A LA MADERA. Una profesora me dijo un día que Arguiñano había hecho mucho daño, y no solo al humor. Las tablas de madera para preparar alimentos están terminantemente prohibidas en industria alimentaria y establecimientos de restauración colectiva (se utilizan de acero inoxidable) por su difícil limpieza y porque absorben los jugos de la carne cruda y del pescado que cortes en él, creando un entorno ideal para el crecimiento bacteriano, por lo que parece de lógica que en tu casa tampoco las utilices, ¿no?*.
  4. Debes mantener un orden adecuado en la nevera. No puedes mezclar las sobras de comida con productos crudos como carne o pescado., sino caerás en el pecado de la contaminación cruzada. Deposita en el estante más bajo de tu frigorífico los alimentos crudos para evitar que la exudación de sus jugos pueda llegar a contaminar otros alimentos del frigorífico.
  5. Ni tanto ni tan calvo, como diría Pepe Viyuela. Tan malo es el defecto como el exceso, sino que se lo digan a Andy y Lucas. Esperaré unos instantes a que os recobreis ante este combo humorístico. Quería decir que un tratamiento térmico excesivo en algunos alimentos también puede generar un riesgo de contaminación muy grave en la cocina por generación de compuestos tóxicos. Véase el caso de los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y acrilamida. La acrilamida es el compuesto resultante del calentamiento excesivo de los azúcares junto al aminoácido asparagina, y generalmente se asocia a la fritura de patatas o al pan tostado.. Los HAP pueden generarse por la combustión de la leña, por lo que habrá controlar las barbacoas y no confiar nunca más en Georgie Dann.

Terminamos, si has llegado hasta aquí eres un valiente y te mereces un pin. ¡Gracias por leerme hasta el final!

¡COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO Y SUSCRÍBETE AL BLOG PARA RECIBIR LOS ARTÍCULOS AL INSTANTE EN TU CORREO! 😉

*Anotaciones: quiero aclarar el tema de la madera, ya que gigantes del sector como Leroy Merlín podrían sentirse ofendidos y llevarme a los juzgados, con la denuncia de Herbalife ya tengo bastante. Realmente existen tablas de madera que son aptas para uso alimentario ya que se bañan en un barniz especial, no significa que todas sean nefastas. Sin embargo personalmente las considero un punto problemático de contaminación si no se limpian adecuadamente, y ante la duda, y al igual que Fabio Capello en un final de Liga, prefiero no arriesgar. También es cierto que en restauración se pueden utilizar tablas de plástico según una escala de colores para cada tipo de alimento, y mayormente son las superficies de trabajo las que están hechas de acero inoxidable. (Gracias a mis colegas alimentarios Carlos y Rocío por los apuntes 😉)

The following two tabs change content below.
Tecnólogo de Alimentos y friki selectivo. Mis proyectos @SefiFood y @miwifitrolea. Colaboro en @frikimalismo #CM #Copywriting

Latest posts by Mario Sánchez (see all)

Deja un comentario